Los secretos del saque flotante

Hoy quiero hablarte de la importancia del saque en el vóley playa y concretamente del saque flotante. Un saque muy interesante si quieres mejorar tu nivel de vóley. Por eso te voy a contar todos los secretos del saque flotante. Pero antes, y si te parece bien, te invito a que te suscribas a este blog, tú me ayudas y animas a seguir escribiendo y yo te ayudo con un aviso cuando publique contenido que te interesa. ¿Te animas?

secretos saque flotante
Claudio Boller (@bollerclaudio)

¿Quieres que te avisemos cuando publiquemos nuevos artículos? ¡Suscríbete!

El saque en voley playa

Para empezar por el principio, definimos el saque como la acción con la que se pone en juego el balón y comienza el punto. Es este el único momento en el que tenemos el control absoluto del balón, tiempo para pensar qué queremos hacer -5 segundos desde el pitido del árbitro- y hasta posibilidad de comunicarnos con nuestra pareja para decidir cómo sacar. Puede parecer obvio, pero si nos paramos a pensar esto, es cuando nos damos cuenta de que nuestro saque debe ser mucho más que pasar el balón al otro campo.

A nivel de principiantes, pasar el balón puede ser ya todo un logro, pero como explicaba en esta entrada sobre el aprendizaje del saque, debemos avanzar en cuanto el saque de seguridad sea consistente en un porcentaje alto.

De todos modos, desde el saque de mano baja hasta el saque en salto, en todos los saques debemos tener claros los dos mismos objetivos: Ser precisos y sacar para poner en dificultades al rival.

Aclarar ya de paso, que el saque se puede hacer con cualquier parte del brazo, no solo con la mano. Esta es una pregunta que me han hecho algunas veces y me ha parecido bien dejarla clara.

Cómo ser precisos en el saque

Ejecutar un buen saque en vóley playa, incluso en niveles muy altos, es mucho más precisión que fuerza. Verás jugadores, sobre todo en masculino, sacar en salto y pegarle muy duro al balón, pero no será lo habitual durante todo el partido. Más bien sacarán de manera táctica, siendo más importante la dirección del saque que la potencia.

Por eso creo que el saque flotante es el más importante de enseñar en vóley playa, ya que no es difícil, funciona bien en días con y sin viento y pondrá en dificultades incluso a jugadores avanzados.

En el nivel de los mortales, rara vez veremos o usaremos un saque en potencia. El riesgo de fallarlo es muy alto y por muy fuerte que vaya, si va centrado y el receptor no tiene que moverse mucho, no será muy difícil de recibir. Por eso vamos a centrarnos en dónde pondremos el balón para hacer el máximo daño posible.

BIKINI VOLEY PLAYA
¡No te pierdas las rebajas en Bikinis de Decathlon!

Cómo lanzarse el balón

En niveles iniciales se suele permitir lanzar el balón con dos manos, ya que da seguridad y son más precisos, pero no acaba de gustarme. Debemos abandonar ese lanzamiento a dos manos, porque retrasa el movimiento de carga del brazo que golpea el balón. En su lugar debemos de aprender (o enseñar) a lanzar el balón con la mano contraria a la que golpeará el balón.

Este lanzamiento debe ser preciso y no lanzarse demasiado alto (cosa habitual en niveles iniciales) y para ello seremos muy simples.

Usaremos la fuerza justa para lanzarlo entre medio metro y un metro por encima de nuestra cabeza. No hace falta más altura para hacer un saque flotante. Digo la fuerza justa porque veo a alumnos hacer una especie de sentadilla flexionando todo el cuerpo para lanzarse la bola.

Mi consejo es que cuanto más simple mejor. El balón no debe pesar más de 280 gramos… con solo el brazo tendremos fuerza suficiente y el lanzamiento será más preciso. Usad la fuerza justa y obtendréis un mejor lanzamiento.

Aprovechando que tenemos libre el brazo que golpea, lo más recomendable es ponerlo en posición de “carga del arco”, es decir, hacia detrás listo para hacer el gesto de golpeo. Como no nos estamos tirando el balón muy alto, esto nos hará tener tiempo para golpearlo antes de que caiga demasiado.

entrenar el saque FLOTANTE en vóley playa

Cómo golpear el balón

Para golpear correctamente el balón en el saque flotante primero debemos abrir bien la mano y separar los dedos, que estiraremos hacia detrás. Imagina que quieres tocar una pared con la palma de la mano, pero no quieres que toquen la pared los dedos. Así deberás poner la mano.

El flotante no es un saque que necesite fuerza, y un truco para quienes dicen que no llegan es golpear con la mitad de debajo de la mano. Esto es con la parte que queda más cercana a la muñeca. Incluso para ganar más fuerza en el golpe, podemos darle con el borde inferior de la mano. Haciendo esto, conseguiremos imprimir velocidad a la pelota sin apenas hacer fuerza.

El problema muchas veces de quienes no llegan, no es falta de fuerza, si no que golpean con la parte “blanda” de la mano, incluso con los dedos. Al amortiguarse el golpe la pelota sale con menos fuerza y no llegan a pasar la red. Pero ya hemos visto que tiene fácil solución.

Otro punto importante es la altura donde golpeamos la pelota. Nuestro brazo debe formar más o menos un ángulo recto (90º) en el momento del golpeo. El antebrazo debe quedar paralelo al suelo. Con esto, conseguimos sacar la fuerza al flexionar el brazo, que junto a la inercia del gesto de lanzamiento que hacemos nos da la fuera suficiente para ejecutar el saque.

Para acabar, muy importante no pintar la pared con la mano… Te estarás preguntando si se me ha ido la cabeza… pero no. Cuando hayamos golpeado el balón debemos frenar el brazo. No hace falta que sea en seco (lesivo para el hombro), pero sí que debemos evitar continuar el movimiento hasta acabar con el brazo estirado delante del cuerpo (Pintar la pared). Es más como hacer un high five con la pelota, dejando la mano recta con los dedos hacia arriba, sin relajar la muñeca.

Cómo sacar para poner en dificultades al rival

Una vez tenemos aprendida la técnica del saque flotante y somos capaces de poner la mayoría de balones dentro del campo contrario es hora de usar este saque para hacer el mayor daño a los rivales.

Como he dicho antes, debemos cambiar la mentalidad de que el saque es solo para poner el balón en juego. En su lugar hay que ver el saque como la primera oportunidad de hacer punto. Y esto puede hacerse de dos modos, el primero y más obvio es hacer punto directo. El segundo es ponerle difícil hacer un buen ataque al otro equipo.

Me voy a centrar en el segundo caso enumerando los tipos de saque y diferentes zonas donde puedes enviar el balón para dificultar la recepción y juego contrario. Tener en cuenta siempre el principio de hacer moverse al receptor. Sacarlo de su sweet spot siempre dificultará su recepción. Los tipos de saque son:

red voley playa
COMPRA AQUÍ TU KIT DE VOLEY PLAYA

Saque plano al fondo de pista

Este saque es muy interesante porque hace desplazarse al receptor hacia detrás y eso no es cómodo, con lo que muchas veces acabarán recibiendo con un Tomahawk. Además, si hacemos varios seguidos, es muy probable que atrasen su posición inicial y podamos cambiar y hacerles un saque corto.

Otra cosa buena de estes saque al fondo, es que aunque se nos puede ir fuera, si aprendemos a ajustar la distancia, muchos de esos saques fuera se irán por menos de un palmo. Y puedo asegurar que de cada 3 saques que se iban fuera por un palmo al menos 2 harán dudar al rival y los acabará recibiendo. Así que este saque aparte de desplazar al rival, le hace dudar, dejando caer más de una bola dentro del campo al pensar que se iba fuera.

La técnica de este saque en particular no cambia mucho del flotante normal. Lo único es darle algo más de fuerza para que llegue al fondo, y hacer que el balón pase lo más cerca posible de la banda superior de la red. Por ejemplo, si no supera la altura de las antenas sería un buen saque.

Como todo saque flotante debemos evitar cualquier rotación en el balón. Eso hará más errática la trayectoria y será más difícil de leer por los receptores.

Saque plano corto “Deadball”

El nombre se debe a que la bola cae muerta en lo que parecía un saque al fondo. La diferencia es darle menos fuerza que en el anterior, parar un poco antes el brazo y hacer que la bola caiga más cerca de la red.

La ejecución no cambia respecto al saque largo, pero hay que practicarlo para aprender a darle menos fuerza sin que se nos quede en la red. Es muy útil hacerlo para hacer un saque a la zona de conflicto. Te explico esto un poco más adelante.

secretos del saque flotante

Saque corto con parábola

Este saque es todavía más corto que el anterior. Aquí buscamos un desplazamiento acusado del receptor hacia la red, haciendo que incluso tenga que poner una rodilla en el suelo. ¿Qué conseguimos con esto? Por un lado, cansarlo y por otro evitar que pueda hacer una batida de remate con el recorrido adecuado.

Explico esto último por si no queda claro. Una vez hemos recibido o defendido debemos hacer la apertura al ataque, que dependerá del lado del campo y de nuestro brazo dominante, pero eso da para otro post completo que no tardaré en escribir. Si hacemos al rival acercarse tanto a la red para recibir, le costará mucho volver hacia detrás para hacer esa apertura, con lo que perderá mucha fuerza en el ataque.

Por eso este saque puede venirnos bien ante jugadores que tienen una batida potente y rematan muy fuerte. Si les conseguimos mermar su salto ya no podrán atacar con tanta fuerza y nos será más fácil defenderles.

Para este saque debemos golpear el balón más abajo, haciendo que describa una parábola para caer en vertical cerca de la red. Nuestro codo estará más bajo que con un saque largo, con lo que no conviene marcarlo demasiado pronto o nos lo leerán y adelantarán su posición. Cuidado con esto.

Saque flotante alto “Jumbo”

Este tipo de saque puede venirnos bien en ciertas ocasiones, como cuando tenemos el viento en contra, sobre todo cuando nuestro rival tiene el sol de cara. Es un saque bastante seguro que raramente fallaremos, con lo que podemos usarlo en momentos delicados donde no queramos arriesgar.

En este caso el balón describirá una parábola más alta, y cuando digo alta, es muy alta. Sin llegar al Skyball pero sí lo suficiente para conseguir que el sol moleste a los receptores y pierdan de vista el balón. Además, si hace un poco de viento en contra y el balón no rueda nada, la trayectoria será muy cambiante. Punto a nuestro favor.

La técnica será parecida al saque corto anterior, pero sin bajar tanto el codo y dándole más fuerza al golpeo. El balón debe subir mucho sin pasarse de largo, así que el golpeo deberá ser debajo del balón con un gesto menos seco que en el saque corto. Aquí dejamos al brazo que continúe un poco más después de golpear.

lineas voley playa
COMPRA AQUÍ TUS LÍNEAS VOLEY PLAYA

Saque a las líneas laterales

El saque a las líneas por un lado desplaza al receptor de su zona cómoda o sweet spot. Además, es muy probable que la recepción vaya demasiado desplazada hacia su lado del campo, con lo que su ataque puede que sea más abierto y podamos incluso anular su ataque a línea al quedarse fuera de la antena. Esto no es siempre así, pero por cada vez que lo consigamos habremos logrado mermar su ataque.

Si hacemos este saque al fondo de la pista obtendremos además la ventaja de hacerles jugar alejados de la red. Con una recepción desde el fondo del campo, el atacante tendrá que recorrer casi ocho metros para rematar cerca de la red en el caso de hacer una recepción perfecta. Si encima dirige su recepción cerca de la red, podrán pasar dos cosas. La primera es que la colocación se haga desde muy lejos de la red y no consigan acercarla lo suficiente para realizar un buen remate.

La otra posibilidad será cuando acercando la colocación bien a la red, la trayectoria del balón sea desde mitad campo hacia delante. De este modo el golpe de ataque siempre es más complicado, ya que es mucho más difícil cuando tenemos que golpear “acompañando” la trayectoria de la pelota.

Saque a la zona de conflicto

Uno de mis saques favoritos, y no solo por generar dudas en el equipo contrario. La zona de conflicto es el punto medio entre los dos receptores rivales, donde ambos pueden llegar a recibir. Esto es muy interesante porque hará caer más de un balón a la arena al no entenderse el rival.

Pero no solo eso, me gusta porque un saque al centro del campo suele restarle precisión a la recepción. Me explico. Cuando sacamos hacia una línea lateral, el receptor en un movimiento natural de basculación orienta su plataforma hacia dentro del campo, dirigiendo el balón más o menos a la zona óptima de colocación (si no sabes qué es esto te recomiendo que leas esta entrada sobre la recepción). En cambio, si reciben en el centro y basculan su cuerpo del mismo modo, su plataforma tiende a orientarse hacia fuera del campo, hacia su lado del campo. Es posible que si no saben corregir esa orientación, el balón se vaya demasiado hacia su lado y ponga en dificultades al colocador.

Pero es que aún hay más, ¡no por nada es mi favorito! Si nuestro saque ha generado dudas en los receptores, conseguiremos que el colocador no comience a avanzar su posición hacia la red con el tiempo suficiente. Si a esto le añadimos que es posible que la recepción no haya sido del todo buena, hemos logrado nuestro objetivo: Dificultar al máximo la construcción del ataque rival.

Cómo aprovechar el viento con el saque flotante

En todos los saques, flotantes o en potencia, el viento es un factor que debemos intentar aprovechar SIEMPRE.

Usaremos el viento lateral para ajustar los saques a las líneas a las que el viento nos ayude a que el balón entre en el campo. Por ejemplo, si hace viento de derecha a izquierda, será mejor sacar a la línea derecha, ya que la trayectoria del balón irá de fuera a adentro del campo y hasta puede que confundamos al receptor haciéndole pensar que se iba fuera para acabar cayendo en la línea.

Con el saque al fondo pasa parecido. Con el viento a favor necesitaremos ser más precisos, ya que hará falta poca fuerza para que se nos vaya largo. En cambio, con el viento en contra es un saque muy recomendable, ya que podremos darle más fuerza sin miedo a pasarnos. Además, con el viento en contra la trayectoria es todavía más difícil de leer porque flota mucho más.

Los saques cortos también es mejor hacerlos con el viento en contra. De otro modo puede que lo que pretendía ser un saque pegado a la red acabe siendo un saque a media pista cómodo para el receptor.

Otra cosa a tener en cuenta es desde qué parte de la línea de fondo sacaremos. Como habrás deducido, siempre es más ventajoso sacar con el viento en contra, con lo que si no lo tenemos habrá que inventarlo. Ahora sí que pensarás que me he vuelto loco y me creo capaz de controlar los elementos. Lo que quiero decir es qué también nos encontraremos con viento diagonal.  Otro ejemplo para esto. El mismo viento que antes, pero algo más en diagonal y ligeramente en contra. Si nos situamos en la parte izquierda del fondo del campo para sacar a la diagonal contraria estaremos “creando” un viento en contra más marcado que nos ayudará a molestar a la recepción.

Conclusiones sobre el saque flotante

Como decía hace un momento, ya habrás descubierto por qué en vóley playa siempre se dice que hay un campo bueno y otro campo malo. Normalmente es debido al viento, aunque también podría ser por el sol en ciertos casos.

Así que a modo de resumen te recomiendo que cuando estés en el campo bueno (viento en contra) saques todo el repertorio de saques que te he contado y hagas el mal allá donde vayas. Te aseguro que estos saques te ayudarán a ganar más puntos y partidos. Una buena opción es repetir varias veces un saque en el que te encuentres cómodo, y cuando “te lo pillen” cambiar a otro para hacerlos dudar y moverse.

¿Y cuando estoy en el campo malo? Bueno, como sabrás, cada 5 o 7 puntos toca cambiar de campo y las condiciones son distintas. Así que cuando te toque sacar desde el campo malo (viento a favor), te recomiendo que evites demasiados riesgos con saques largos y hagas más saques a las líneas laterales y zonas de conflicto. Intenta sacar al peor receptor o al que esté un poco fuera del partido. Estas tácticas darían para otro post, así que no me extiendo más por esta parte.

Gracias por llegar hasta aquí. Espero tus comentarios, dudas y opiniones para seguir aportando conocimiento a toda la comunidad de vóley playa. Si no quieres perderte nada, puedes suscribirte al blog y así te avisaré cuando publique nuevos artículos.