Cómo entrenar la recepción en Voley Playa

Entrenar la recepción en voley playa es uno de los aspectos fundamentales que hay que trabajar desde el principio, ya que de la recepción derivará el resto del punto. Si conseguimos hacer mejorar la recepción en nuestros aprendices y la nuestra propia, todo lo que viene después se hará más fácil, y el nivel general del grupo y de juego mejorará rápidamente. Pero antes, y si te parece bien, te invito a que te suscribas a este blog, tú me ayudas y animas a seguir escribiendo y yo te ayudo con un aviso cuando publique contenido que te interesa. ¿Te animas?

soria carro

¿Quieres que te avisemos cuando publiquemos nuevos artículos? ¡Suscríbete!

Introducción al entrenamiento de la recepción

En esta entrada trataré los aspectos concretos de la recepción, sin entrar en gestos técnicos para formar la plataforma o del golpeo del balón, más allá de algunos apuntes que creo importante reforzar. Para aprender el gesto de toque de antebrazos puedes consultar la entrada sobre los Fundamentos de la defensa en vóley playa.

Antes de darte ideas de cómo trabajar la recepción voy a dejar claros los aspectos que deberás cuando la entrenes para ti, y cómo transmitir a tus alumnos, si es tu caso. Si tienes claro cómo deben colocarse, a dónde deben dirigir la bola, cómo golpear, etc. te será más fácil dar las explicaciones y ver los fallos para poder corregirlos.

Aspectos técnicos de la recepción en vóley playa

Podemos resumir la técnica de la recepción en dos momentos: Antes del golpeo y Después del golpeo del balón por parte del sacador.

Qué hacer antes del saque del rival

Lo primero es nuestra posición del cuerpo. Muchos dicen que los pies deben mirar al sacador, otros dicen que los hombros, pero a mi nos gusta más decir que el OMBLIGO debe mirar al sacador, porque así aunque nuestros pies u hombros no estén del todo alineados, nuestro cuerpo estará totalmente de cara a nuestro rival (y por consiguiente al balón). Por lo tanto, y para resumir nuestra posición de expectativa o alerta es ENCARADOS AL SACADOR.

Las piernas deben estar ligeramente flexionadas sin bajar demasiado, para no estar en excesiva tensión. Una posición de flexión media, que nos permita reaccionar rápido será lo mejor para equilibrar velocidad de reacción y ahorro de energía. Los pies no deben estar en paralelo ya que afectaría a nuestra velocidad de reacción. Por esto, siempre se suele colocar el pie más cercano a la línea lateral ligeramente adelantado.

Los brazos se colocan delante del cuerpo, ligeramente flexionados y con las palmas de las manos hacia arriba en una postura cómoda que a mi me gusta llamar «aguantando al bebé elefante». La llamo así porque es como si sostuvieras en brazos a un bebé de tamaño considerable. Tú puedes usar cualquier cosa que se te ocurra, y que se te quede en la cabeza.

Lo último en cuanto a posición del cuerpo, es un darte un vóley-consejo…mmm… pretendía ser algo como un briconsejo, pero sonaba mejor en mi cabeza…ahora que lo veo escrito…bueno, el caso, es que un truco para ganar esa décima de segundo que nos vendrá de lujo a la hora de recibir como toca, es que en el momento justo en que el sacador va a golpear el balón, movamos ligeramente un pie. Normalmente sería el que tenemos más retrasado, pero podría ser el otro. El objetivo de este pequeño pasito de apenas unos centímetros, es ACTIVAR las piernas para que nuestra velocidad de reacción sea mayor. Créeme, en vóley playa, cualquier décima de segundo que ganes puede suponer ganar o perder el punto.

 

Qué hacer después del saque del rival

Una vez el balón se dirige a nuestro campo, y hemos activado las piernas para que se muevan rápido, lo siguiente es dirigirnos hacia donde leamos que va a ir el balón. Cuidado, porque en la playa, a menudo, es difícil leer bien la trayectoria debido al viento. Esto se mejora entrenando, y cogiendo experiencia, no queda otra, aunque te daré algún consejo para acelerar el proceso.

Para recibir lo mejor posible debemos intentar posicionarnos detrás del balón, golpeando a éste delante del ombligo y con la plataforma de contacto perfectamente centrada. Esto no siempre será posible, sobre todo si el saque viene duro o muy desplazado de nuestra posición inicial, pero te aseguro que la mayoría de veces que recibimos con la plataforma fuera del eje, es por comodidad o pereza de movernos. Más adelante os mostraré ejercicios para entrenar el desplazamiento para recibir.

Un apunte sobre lo de la plataforma centrada. Está comprobado que ante un SAQUE FLOTANTE es mejor desplazar la plataforma y no tenerla en el centro del cuerpo, ya que esto nos permitirá «atacar» el balón y hacer pequeñas correcciones justo antes del golpeo. Un balón que viene flotante va a tener mínimos cambios de trayectoria constantes y será más difícil de leer.

 

entrenar la recepcion en vóley playa

Zona Óptima de Colocación (ZOC)

Además de lo anterior, tu cuerpo deberá estar orientado hacia la zona óptima de colocación (ZOC), para que el balón se dirija más fácilmente a ella. ¿Y cuál es la ZOC? Para explicarte esto hablaremos del concepto del positivo (+) y del doble positivo (++). 

Antes de entrar con esto,a mi me gusta señalar siempre que una buena recepción es la combinación de dirección y altura. De poco nos sirve llevar una bola en buena dirección si ésta no coge altura suficiente para que nuestra pareja llegue con tiempo de colocar bien y ver qué posibilidades tiene. Es mejor una bola que no llegue al ++ pero que coja altura para poder «arreglarlo» con una buena colocación, a una bola tensa al ++ a la que el colocador llega forzado y al receptor no le da tiempo a posicionarse para atacar.

Dicho esto, quiero aportar mi granito de arena a lo que yo pienso es una vuelta más al tema de dónde llevar la recepción. Importante, lo que te cuento a continuación es fruto de mi experiencia como jugador y entrenador. No es para nada algo fijo e inamovible, y tiene infinitas variaciones. Yo te cuento un punto de partida sobre el que luego desarrollar distintas estrategias de juego. Sí, estrategia, porque recibir no es solo levantar la bola, es llevar el balón a las mejores condiciones para construir un ataque, dependiendo de los muchos factores que influyen en nuestro juego, (nivel, viento, cansancio, etc.). Allá voy con la explicación!

Zona de Doble Positivo (++)

Las teorías tradicionales nos dicen que el ++ sería un balón al centro de la pista y entre 1 y 3 metros de distancia con la red.  De este modo el colocador llega cómodo al balón, tiene varias opciones abiertas para colocar, y con esto mayor probabilidad de éxito al atacar. Hasta ahí no hay mucha discusión. A mi lo que me dice la experiencia jugando, entrenando y viendo vóley playa de alto nivel es que esto es un poco más complejo. Según lo dicho podríamos dividir las zonas de recepción en una de ++ y varias de +.

La zona idónea, la ++, donde nuestro compañero o compañera puede colocar cómodamente una bola, sería la zona del centro de la pista y un poco hacia la zona del receptor/atacante. Este es el objetivo a lograr (o al menos ser capaz de hacerlo a voluntad en la mayoría de ocasiones).

Zona de Positivo (+)

Con las zonas laterales ya puede haber diversidad de opiniones. Cierto es que si el balón lleva buena altura, el colocador debería llegar más o menos cómodo, pero hay que tener en cuenta un mayor desplazamiento y por lo tanto, mayor desgaste físico. Para mi gusto, no es la zona ideal para llevar el balón pero podría considerarse que no nos «desmonta» el ataque demasiado. El colocador tendrá menos posibilidades de variar la colocación y engañar al rival y con ello la defensa puede tenerlo más fácil para cerrarnos el paso en el bloqueo y defender el ataque en segunda línea. Además, si tenemos en cuenta el desplazamiento del receptor para encontrar el ángulo correcto para el ataque (Estoy preparando una entrada sobre desplazamiento para atacar en vóley playa), verás que te toca salirte del campo y con esto, aumentamos el desgaste físico.

Luego tenemos la zona central pero separada de la red. Tampoco es una zona idónea, pero también nos deja abiertas muchas posibilidades para atacar. En este caso el desplazamiento del colocador es menor (Eso es bueno), pero nuestro ángulo de ataque pierde eficacia, porque si la colocación va hacia varilla, deberemos atacar con una bola que nos viene desde detrás. Por otra parte, si no nos adelanta el balón estaremos atacando desde demasiado lejos de la red y también perderemos eficacia. Tácticamente podría usarse en momentos en que sabemos que nuestro compañero va justo de fuerzas, o que la defensa rival va perdiendo fuelle. También si el ataque rival no es demasiado potente, podemos jugar a cansarlos con ataques dirigidos para que se desgasten, mientras nosotros ahorramos energía. 

Hasta ahí veo yo las zonas de «buena recepción». Todo lo que se sale de ahí, para mi es una recepción que nos mete en problemas, y que tiene combinadas solo las partes negativas de las que he descrito como +, así que hay que intentar enseñar a evitarlas desde el principio.

Todo esto hablando de un nivel intermedio de voley playa. Hoy en día, a alto nivel, estos sistemas tienen más variaciones, como ataques por el lado contrario al del receptor, el ataque al segundo toque (over on two), o el desplazamiento del bloqueo rival para atacar con toque de dedos. Pero no quiero meterme con esto aquí porque da para una entrada aparte. Prometo ponerme con ello.

recepcion voley playa

Cómo entrenar y enseñar la recepción en vóley playa paso a paso

Una vez hemos dejado claro las nociones y fundamentos de la recepción (o eso he intentado), vamos a lo importante para cualquier entrenadora o entrenador de vóley playa, cómo enseñar todo esto y no morir (o al menos desesperar) en el intento.

lineas voley playa
COMPRA AQUÍ TUS LÍNEAS VOLEY PLAYA

Primeros pasos para enseñar la recepción en vóley playa

Creo que no hace falta decir que antes de meterte en el entrenamiento específico de la recepción, tus alumnos deberán saber cómo formar la plataforma de contacto, así que en niveles debutante o inicial yo empezaría antes por trabajar la técnica del golpeo de antebrazos, con ejercicios específicos. En el enlace que te dejo te remito a un maestro del vóley indoor de alto nivel, César Hernández, donde explica mejor que nadie cómo hay que formar nuestra plataforma de contacto. De paso, y si os gusta el vóley indoor, os recomiendo que os deis una vuelta por su blog, es una enciclopedia de conocimientos.

En poco tiempo podrás ir introduciendo la recepción, pero a pequeñas dosis. Por experiencia he visto que al principio es bastante frustrante para los alumnos ver cómo no son capaces de recibir bien. Por esto, empieza con ejercicios adaptados con «falsos saques o semi saques». Les será más fácil recibir bolas pasadas de mano baja desde mitad del campo contrario que un saque real. Ten presente siempre el principio de PROGRESIVIDAD en los entrenamientos.

Primero tendrás que centrarte en que cojan bien el golpeo del balón, minimizando los desplazamientos. Esta fase no debe durar mucho ya que tu primer objetivo debe ser que aprendan a desplazarse correctamente y así hacer más fácil el resto (golpeo, dirección, altura…) Para trabajar los desplazamientos puedes empezar con lanzamientos desde cerca en los que hagan un mínimo desplazamiento lateral y hacia delante o detrás, así mecanizarán estos desplazamientos.

Progresión en la enseñanza de la recepción en vóley playa

Luego puedes ir alejando el lanzamiento, cambiarlo por golpeo de mano baja y finalmente llegar a una recepción real con saque de arriba desde el fondo. Pero recuerda que lo importante es que aprendan los principios que te hemos comentado más arriba. Explica claramente y las veces que haga falta cómo deben posicionarse antes del saque, cómo deben activar piernas con un pasito previo al saque, cómo deben desplazarse hacia el balón y dónde deben de golpear el balón respecto a su cuerpo. ¡Pero no todo de golpe! No satures de información a tus alumnos. Ten paciencia y pídeles paciencia (a veces los alumnos quieren aprender todo en un día). No dejes que se desmotiven porque no les sale a la primera (o a la de cien). Es tu labor convencerles de que nada se consigue en un día, y que con trabajo y constancia mejorarán pronto.

Recuerda, no son tan importantes los ejercicios que hagas, lo importante es CÓMO los hagas. Siempre trata de explicarlos claramente, sin dar exceso de información. Si algo es simple se explica simple. Si algo es complejo, divídelo en partes simples y explícalas simple, para luego juntarlas y que tus alumnos se den cuenta de la relación entre ellas.

Busca siempre retar a tu grupo, buscar la competitividad, con juegos donde se puntúe para que se esfuercen más. 

Otras consideraciones importantes sobre entrenar la recepción en vóley playa

Para acabar, te daré algún consejo más para aprender cómo entrenar la recepción en vóley playa.

La concentración

Un factor clave en la recepción es la CONCENTRACIÓN. No se puede recibir si estamos pensando en la bola que hemos fallado antes o si nos giramos a mirar al tio/a bueno/a que pasa por al lado de la pista. Puede parecer una tontería, pero no lo es. Procura cuando empieces ejercicios de recepción que tus alumnos estén centrados en la recepción y solo en ella. Para no aburrirse muchas veces se combinan ejercicios de recepción con algo más, sobre todo con construir una jugada completa. Eso es bueno, porque así puedes hacerlo más largo sin que se haga monótono, pero ten cuidado y observa si la jugada posterior está afectando a la concentración en la recepción. Es decir, si están pensando tanto en rematar que pasan de toda la explicación para recibir. 

La confianza

Otro factor clave a la hora de entrenar la recepción en vóley playa es la CONFIANZA. Recibir bien depende mucho del factor psicológico. Por eso cuando estás en un campeonato y ves a uno que falla una recepción, luego falla el remate y no tiene el día, hay que ir a por él sin duda, porque seguramente en su cabeza están pasando muchas cosas que le restan concentración y es posible que tenga la confianza por los suelos. ¿Cómo aplicar esto a la enseñanza? Primero, observando tus alumnos antes del ejercicio ¿Cómo vienen hoy?, ¿Han tenido un buen día o vienen cansados y asqueados del trabajo?, ¿Cómo han calentado?, ¿Animados o apáticos?. Y también observando durante el ejercicio, no siempre se tiene el día. Hay días que no y es que no. Si un día te vienen cansados, de mala leche, les pones a recibir y no reciben una, encima hace un viento que lo dificulta… mira, lo mejor es cambiar. Pasito atrás y que hagan algo que les sale, juegos divertidos, lo que sea, pero no los hundas más. Tendrán días de sobra para aprender a recibir.

El viento

Otra cosa que acabo de decir es el VIENTO. Puede que lleves tu entrenamiento preparado súper guay, recepción a tope, hoy lo petamos, va… y llegas y PUM! 35km/h de viento… Con niveles iniciales mejor cambia y realiza ejercicios más cerca del suelo, defensa con caída, juego de palmeos 2 contra dos a media red, mil cosas… mañana será otro día y ya sacarás ese entrenamiento de recepción otro día. Con niveles altos es posible que justo ese sea un buen día para darle duro a la recepción. Recuerda que cualquier entrenamiento con viento vale como 3 de calma chicha. En resumen ADAPTA el entrenamiento al nivel y a las condiciones. Soy de los que lleva preparados los entrenes al minuto, y a la vez soy de los que acaba el entrene y ha cambiado el 75% de lo que llevaba preparado. Sé flexible, be water my friend. 

Espero haberte aclarado cosas importantes sobre el cómo entrenar la recepción en vóley playa. De todos modos, seguro que algo me he dejado. No dudes en dejar un comentario abajo con tu opinión, ideas o cosas que quieres que te cuente en otra entrada. Me encanta que aportéis vuestros puntos de vista y conocimientos, para así compartirlos con todos aquellos que nos gusta este deporte. Y si te ha gustado, no dudes en compartir para que esto llegue a más personas.

Y si copias el texto, por favor, cita la fuente. Ayuda a que siga creando contenido.

Hasta la próxima

Salud y vóley playa para tod@s!